Los Mercados Financieros El blog de Ricardo González

Así suele ser el mes de septiembre en los mercados


La próxima semana daremos el pistoletazo a un nuevo mes, en este caso el mes de septiembre.

Como es habitual, antes del inicio del próximo mes vamos a hacer un repaso detallado al comportamiento promedio que ha experimentado el mercado durante el mes de septiembre en el transcurso de la historia.

Antes de nada, debemos saber que septiembre es históricamente el peor mes del año para las bolsas de valores. Recopilando datos desde el año 1950 en el S&P 500 observamos que el mes de septiembre es el que históricamente menos veces ha terminado en positivo y el que atesora rendimientos más débiles.

En la imagen que podéis sobre estas líneas se representa mediante una columna el rendimiento medio experimentado por el S&P 500 cada mes del año desde 1950 y con una línea negra se muestra el porcentaje de ocasiones que cada mes ha cerrado con balance positivo.

Como se puede observar, la vuelta de vacaciones no suele sentarle bien a los mercados, ya que septiembre es el mes que peor rendimiento promedio muestra (-0,53%) y que menos veces ha terminado en positivo en la historia (apenas el 46% de los meses de septiembre cierran en positivo desde 1950).

Repasando un poco los meses de septiembre más relevantes de las últimas décadas encontramos la caída de los mercados tras los ataques terroristas del 11-S cuando el S&P 500 se dejó un -8,17% en el mes. El siguiente año (2002) el S&P 500 tuvo otro mes de septiembre nefasto con caídas del 11% que pusieron el punto y final al mercado bajista creado tras el estallido de la burbuja puntocom.

Más recientemente destaca el mes de septiembre de 2008 cuando el S&P 500 se dejó un 9% tras la quiebra de Lehman Brothers y 2011 cuando el S&P 500 cedió un -7,18% ese mes de septiembre con la “debacle” del techo de deuda de EEUU.

Si analizamos la estacionalidad “intramensual” de los mercados en el mes de septiembre desde 1950, observamos que tiende a dividirse en dos tramos claramente opuestos.

La primera mitad del mes suele ser errática pero con balance positivo para el mercado, mientras que la segunda mitad, el mercado tiende hacia los retrocesos.

Esta debilidad estacional probablemente se deba a que, tras la vuelta de vacaciones, las grandes gestoras hacen una revisión de carteras durante la primera quincena de septiembre y los administradores de fondos tienden a vender las posiciones con bajo rendimiento en la segunda quincena del mes con el punto de mira ya puesto en el último trimestre del año. Esto causa algunas liquidaciones que lastran al mercado en la recta final del mes de septiembre durante las últimas décadas.

Como siempre os digo, los patrones estacionales están ahí para ofrecer una visión orientadora (que no operativa) de los mercados. Estos datos están bien para conocer cómo ha reaccionado el mercado ante situaciones similares, pero a la hora de operar lo importante siempre serán los aspectos técnicos que muestren tanto los mercados, como los sectores y los valores.

Recuerda que puedes aprender todos los detalles de mi metodología de inversión en el curso on-line para inversores de esBolsa.com. Con la matrícula del curso dispondrás de varios meses (desde dos meses hasta un año dependiendo de la modalidad contratada) de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

Curso de bolsa online con Ricardo González


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap