Los Mercados Financieros El blog de Ricardo González

Los mercados emergentes y sus divisas siguen mostrando debilidad


Como es normal dentro de un ciclo bajista, en líneas generales las bolsas no están atravesando un buen momento, un escenario del que tampoco escapan los mercados emergentes. Es por ello que hoy me gustaría revisar la situación general de los mercados emergentes con vosotros, ya que, aunque la atención de la mayoría de inversores se centra en Europa y como mucho en EEUU, nuestra perspectiva es más global, y este tipo de aspectos deben de ser tenidos en cuenta.

Para ver al detalle la debilidad de este grupo de países, a continuación, veremos el gráfico ETF iShares MSCI Emerging Markets, que se compone de una cesta de países emergentes. Podéis ver su composición exacta pulsando aquí.

Los mercados emergentes, tras un buen comportamiento durante la segunda mitad de 2020 y los primeros compases de 2021, han estado comportándose peor que la media del mercado desde abril de 2021 (ver indicador de fortaleza relativa RScMansfield en negativo). El gráfico representa claramente que los mercados emergentes en conjunto y salvo algún repunte puntual de algún mercado aislado, están experimentando un mal comportamiento en los últimos meses.

Esta debilidad no solo afecta a los mercados emergentes, sino que también pasa factura a sus divisas. No debemos olvidar que, por lo general, la evolución de los países va muy ligada a la fortaleza o la debilidad de su divisa de forma directa. Aunque existen algunas excepciones como Japón, lo normal es que, si la divisa de un país es fuerte, su mercado se comporte bien y viceversa, si la divisa es débil, su mercado tiende a debilitarse.

El siguiente gráfico nos muestra una correlación positiva entre los mercados emergentes (representados por el ETF EEM:US con una línea roja) y un ETF de divisas de países emergentes, concretamente el Emerging Currency Fund WisdomTree (área verde).

Tal y como podéis ver, los mercados emergentes mantienen una relación directa con el comportamiento de sus divisas.

El gráfico deja clara la relación entre ambos productos. Ahora mismo la pendiente descendiente de la curva de precios demuestra ese mal comportamiento que están llevando a cabo tanto las divisas emergentes como los mercados de valores de países emergentes. Esto no es casualidad. La caída de las monedas reduce el atractivo de las acciones de mercados emergentes para los inversores extranjeros, y eso termina pasando factura a sus bolsas de valores.

En resumen, los mercados emergentes muestran un aspecto nada favorable para los intereses de sus inversores y mientras esta situación persista, lo mejor será mantenerse alejados de ellos. Si la renta variable global sigue deteriorándose, estos mercados débiles tienen todas las papeletas para sufrir más. Recordemos que los mercados más débiles cuando vienen mal dadas pierden más y cuando la situación acompaña, ganan menos. Mal negocio.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap