Los Mercados Financieros El blog de Ricardo González

Atlas: Adelantándonos a los movimientos


En la última edición de Bolsalia me preguntasteis muchísimo por las cualidades de este indicador, por lo que he decidido republicar la entrada en la que lo estudiamos en profundidad ya que sois muchos los que en el transcurso de la jornada me habéis trasladado la dificultad para localizarlo.

Espero que os guste!

Stan Weinstein describía en su libro que el momento ideal para abrir una operación, bien fuese alcista o bajista, era justo cuando se rompía con violencia un soporte o una resistencia. Como no podía ser de otra forma, coincido con él, pero la compra o venta tras una fuga tiene un hándicap en contra importante, y es que en muchos casos, tras la fuga el stop dista demasiado del punto de compra.

Este es uno de los puntos débiles de la metodología que Stan describe en su libro, y con el paso de los años y la incorporación de nuevas herramientas de análisis técnico disponemos de un indicador que es capaz de anticiparse a estos movimientos, y de nuevo este indicador llamado Atlas viene diseñado por el desarrollador de indicadores español Blai5.

No quiero aburrirle en farragosos temas técnicos, pero es importante que sepa que este indicador calcula e identifica estrechamientos matemáticamente significativos en las Bandas de Bollinguer, ya que este suceso es preludio de un movimiento violento al alza o a la baja.

Ha de tener claro que este indicador no está diseñado para informar sobre la dirección que va a tomar la cotización en las próximas semanas. Sólo le advierte de que un movimiento fuerte se avecina en la cotización y serán el resto de indicadores técnicos (MM30, RScMansfield y la tendencia global del mercado) los que le indiquen hacia dónde es más probable ese movimiento y, por lo tanto, usted podrá tomar posiciones en un activo a punto de moverse a gran velocidad justo cuando se inicie el movimiento, sacando partido de él desde el primer momento.

La representación e interpretación de este indicador en nuestra plantilla es muy sencilla. La alerta queda activada en el momento en que el Atlas dibuja barras rojas en su espacio, tal y como se muestra en la siguiente imagen.

Fíjese en los siguientes ejemplos y se dará cuenta de que con la suma de todos los indicadores finalmente obtiene los resultados esperados sobre la cotización:

En el verano de 2013 Spectrum Brands Holdings Inc. mostraba una señal Atlas, lo que nos estaba indicando que un movimiento fuerte se acercaba. La pregunta que cabía hacerse entonces era ¿y hacia dónde se dará ese movimiento? La respuesta a esa pregunta la encontrará siempre en los demás indicadores. En este caso estamos hablando de un valor alcista y que incluso en aquellas fechas lograba situarse con un comportamiento superior al del S&P 500, por lo que el movimiento tenía grandes posibilidades de ser al alza, como finalmente terminó sucediendo. Durante el año 2014 la señal Atlas se volvió a encender en dos ocasiones, terminando ambas en más alzas para el valor que seguía siendo fuerte y alcista.

Ahora fíjese en el siguiente gráfico.

En este caso también tenemos al Atlas advirtiéndonos de un movimiento violento, pero los indicadores que le acompañan tienen un aspecto dramático. La media móvil de 30 semanas con pendiente negativa advierte del sesgo bajista del valor y el RScMansfield se encuentra claramente en negativo, avisándonos de que algo no va bien en la cotización del valor. Con estos ingredientes, no cabía otra que pensar que el movimiento adelantado por el Atlas sería a la baja, tal y como terminaría siendo semanas después donde la cotizada española Tubos reunidos perdería casi un 55% de su valor bursátil.

Como ve, son diferentes pero a la vez complementarios los componentes que se tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones de inversión. Estos indicadores funcionan como un sistema de engranajes, por sí solos son piezas de escasa utilidad, pero el conjunto de todos ellos conforma un sistema mayor que aumenta enormemente sus posibilidades y utilidades.

Ahora que ya se encuentra familiarizado con este indicador que es capaz de adelantarse a los movimientos es momento de que le muestre algo.

Con el paso de los años me he dado cuenta de que son muchos los inversores noveles que quedan encantados por un indicador de última generación llegando incluso a tener fe ciega en él sin ponerlo a prueba. Este es otro de los elementos que diferencian a un novel de un profesional. Mientras el primero queda encantado por las “virtudes” que le cuentan sobre un indicador, el profesional lo pone a prueba antes de incorporarlo a su plan de inversión. Cualquier metodología está abierta a mejoras, pero estas mejoras siempre se estudiarán con detenimiento, ya que un indicador que puede resultar de gran ayuda en un tipo de operativa, puede ser totalmente ineficaz o, lo que es peor, contraproducente para otra.

En este capítulo, vamos a poner a prueba todo lo que le voy a enseñar, de forma que vea por usted mismo las mejoras que ofrecen con respecto a la operativa básica de medio plazo.

Para ello, haremos uso de la informática y realizaremos un estudio sobre la operativa de medio plazo en más de 9000 valores de Estados Unidos y Alemania, dos de los principales mercados mundiales. El objetivo resulta evidente, comparar la metodología con y sin el indicador, para ver si realmente la nueva herramienta aporta mejoras o es ineficaz.

Hay quien piensa que el porcentaje de aciertos resulta fundamental para este tipo de estudios y es algo en lo que no estoy del todo de acuerdo. Imagine que tiene un sistema que acierta el 55% de las veces y que cada vez que acierta gana 1€, mientras que cuando falla pierde 1€. El resultado final tras 100 operaciones serían 5€ de beneficio.

Sin embargo, ahora imagine un sistema que tiene una fiabilidad del 40% y que cuando acierta gana 2€, mientras que cuando falla obtiene unas minusvalías de 1€. El resultado final serían 20€ de beneficio.

Como ve, el resultado final no depende tanto del porcentaje de aciertos, sino de lo que gana y lo que pierde en cada operación. No obstante, ya le informo que el sistema que no incluye el Atlas dispone de una tasa de acierto del 38,56%, mientras que el sistema con el indicador Atlas mejora notablemente los aciertos hasta el 52,52%.

Para el estudio, tendremos en cuenta tres aspectos:

  • Número de operaciones: No siempre operar más es sinónimo de ganar más. Piense que a más operaciones, mayor será la comisión que deba soportar por su intermediario. Es mejor operar poco y ganar mucho en cada operación, que operar mucho y ganar poco en cada operación.
  • Beneficio medio por operación: Como su propio nombre indica es el beneficio medio obtenido en cada operación teniendo en cuenta todas las operaciones, tanto ganadoras como perdedoras.
  • Beneficio neto: Como su propio nombre indica hablamos del beneficio final neto obtenido por el sistema, es decir, el resultado total tras descontar comisiones y demás gastos de la operativa.

Número de operaciones:

Si no incluimos el Atlas como filtro en el sistema, hacemos más del doble de operaciones, lo que es sinónimo de soportar mayores comisiones. Concretamente, si partiésemos sobre un capital de 100000€ pagaríamos 20185,05 € en concepto de comisiones, mientras que si incluimos el Altas pagaríamos 8347,5€ en comisiones, casi 12000€ menos.

Beneficio medio por operación:

Con el sistema de medio plazo sin tener en cuenta el Atlas que advierte de los movimientos fuertes se obtiene un beneficio medio por operación del 10,78%, mientras que si incorporamos al sistema el Atlas nos damos cuenta de que el porcentaje de beneficio medio por operación asciende hasta los 20,02 puntos porcentuales. Como es lógico, si utiliza un indicador que le avisa sobre movimientos fuertes, las operaciones que usted realice tendrán mayor recorrido que si opera sin diferenciar los movimientos fuertes, ya que, al no estar filtrados los valores con mayor potencial de movimiento, usted operará muchos valores con movimientos menores. En este aspecto la diferencia entre usar el Atlas y no usarlo vuelve a ser clara, las operaciones con el indicador tienen casi el doble de beneficio medio.

Beneficio neto:

Una vez más, pese a realizar menos operaciones, el sistema que incorpora el indicador Atlas es capaz de ganar más dinero que el sistema que opera sin tener en cuenta el indicador. Como ha podido ver, la incorporación del indicador Atlas mejora notablemente los resultados de la operativa de medio plazo. Este indicador pese a ser uno de los menos conocidos y pasar desapercibido para la mayoría de inversores, resulta de una grandísima utilidad y fiabilidad a la hora de adelantarse a los movimientos, por lo que le recomiendo que lo tenga presente a la hora de tomar decisiones de inversión.

Recuerda que este indicador junto a otros muchos conceptos los estudiamos en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito a todas las herramientas de esBolsa.

Recuerda que toda mi metodología de inversión viene explicada en detalle en mi libro “El código de Wall Street”. Con la compra del libro dispondrás de tres meses de acceso gratuito completo a todas las herramientas de esBolsa.

“El Código de Wall Street”.

El libro de Ricardo González

¡No te quedes sin él, pide tu ejemplar aquí!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap